San Buenaventura, nació alrededor de 1217 en Bagnoregio, Estados Pontificios. Fue un teólogo medieval líder, ministro general de la orden franciscana y obispo cardenal de Albano. Escribió varias obras sobre la vida espiritual y recodificó la constitución de su orden (1260). Fue declarado doctor (maestro) de la iglesia en 1588

Casi nada se sabe de su infancia, aparte de los nombres de sus padres, Giovanni di Fidanza y Maria di Ritella. San Buenaventura informa que en su juventud fue salvado de una muerte prematura por las oraciones de Francisco de Asís, lo que es la motivación principal para que San Buenaventura escribiera la vida de San Francisco.

Ingresó en la Orden Franciscana en 1243 y estudió en la Universidad de París, En 1253 ocupó la cátedra franciscana en París. Una disputa entre seculares y mendicantes retrasó su recepción como Maestro hasta 1257, donde su grado fue tomado en compañía de Tomás de Aquino. Tres años antes, su fama le había valido el cargo de profesor en Los Cuatro Libros de las Sentencias, un libro de teología escrito por Pedro Lombardo en el siglo XII, y en 1255 recibió el grado de maestro, el equivalente medieval del doctor .

Después de haber defendido con éxito su orden contra los reproches del partido anti-mendicante, fue elegido Ministro General de la Orden Franciscana. El 24 de noviembre de 1265 fue seleccionado para el cargo de Arzobispo de York; sin embargo, nunca fue consagrado y renunció al nombramiento en octubre de 1266 .

San Buenaventura y Santo Tomás de Aquino fueron dos grandes teólogos medievales que vivieron en el siglo XIII. Ambos eran miembros de las Órdenes Mendicantes, San Buenaventura era franciscano y Santo Tomás de Aquino era dominico. Aunque tenían diferentes enfoques en su investigación filosófica y teológica, ambos sirvieron a la Iglesia con diligencia, pasión y amor.
Fueron invitados a participar en el Concilio Ecuménico de Lyon de 1274, el mismo año en que murieron: Tomás mientras se dirigía a Lyon, Buenaventura durante la celebración del mismo Concilio 1.
San Buenaventura murió el 15 de julio de 1274 en Lyon y fue canonizado el 14 de abril de 1482. Su día festivo es el 15 de julio.
El Papa Benedicto XVI subrayó la complementariedad de San Buenaventura y Santo Tomás de Aquino al conducir a Dios. “Ambos escrutaron los misterios de la Revelación – afirmó el Papa durante la catequesis – valorando los recursos de la razón humana, en ese fecundo diálogo entre fe y razón que caracteriza al Medioevo cristiano, convirtiéndola en una época de gran vivacidad intelectual, ademas que de fe y de renovación eclesial, a menudo no evidenciada lo suficiente”

San Gregorio Magno

03 de septiembre de 2023 Cada 3 de septiembre, la Iglesia Católica celebra a San Gregorio Magno (Papa Gregorio I), monje, místico y reformador, quien redefinió la figura del papado en el siglo VI al proclamarse “siervo de los siervos de Dios”. La nota distintiva de San Gregorio, a quien llamaron “magno” (del latín magnus,…

Santa Marta

Santa Marta de Betania   Ella es conocida por su hospitalidad y por su devoción a Cristo. Marta era una mujer trabajadora y dedicada, siempre dispuesta a servir a otros. Su figura se interpreta como un ejemplo de servicio y entrega a los demás. En el pasaje del Evangelio de Lucas, Marta es descrita como…